PortadaEncuestas Diciembre 2008Encuestas Octubre 2008Encuestas Agosto 2008Encuestas Julio 2008Encuestas Abril 2008Encuestas Febrero 2008Comentarios

Observador Electoral

PRIMERA ENTREGA

Recuperar el agro es una de las principales apuestas de la población para incrementar la producción alimentaria y reducir el impacto de la crisis a nivel mundial.


Ante crisis alimentaria
Apuesta por la producción

» La situación mundial ha impactado en el bolsillo de las familias, lo que ha hecho aumentar las preocupaciones de la opinión pública por la situación económica, según la última encuesta realizada por Borge y Asociados para EDH.

Juan Lado
Miércoles, 02 de Julio de 2008

El 40 por ciento de los salvadoreños opta por impulsar la producción nacional de alimentos como principal medida ante una crisis alimenticia global, que ha hecho mella en la bolsa de las familias, especialmente de las más pobres, según la última encuesta realizada por Borge y Asociados.

El número de ciudadanos convencidos de que es necesario reactivar el agro y la ganadería supera en más de 9 puntos al de aquellos que consideran prioritaria la intervención del gobierno para compensar mediante subsidios la pérdida de poder adquisitivo de las familias.

La preocupación de la gente acerca de la dificultad creciente que sufren los hogares con menos recursos para abastecerse de productos como los granos básicos, sobre todo maíz, arroz y frijoles, se refleja en algo más de un 39 por ciento de los encuestados, que sitúan el alto coste de la vida como el principal problema al que debe hacer frente el país. El número de personas inquietas por este asunto cuadriplica al de las que se preocupan por otros factores como la seguridad y la corrupción. El temor por esta situación también supera al que generan el desempleo y la pobreza juntos.

Respecto a los datos de marzo pasado, cuando se realizó la anterior encuesta, el costo de la vida ha aumentado su impacto en la población en más de 9 puntos y se ha dejado de ver como el tercer problema del país, para convertirse en el primero.

Con todo, el momento que está atravesando el país en el plano económico y la gestión del actual Gobierno para conducir este aspecto no encuentra una gran definición entre los encuestados. Más del 42% de ellos no sabe o no responde cuando se le cuestiona sobre las razonas por las que creen que ha mejorado o ha empeorado la situación.

Algo que sí tiene claro una parte importante de los encuestados es la necesidad de crear una amplia conciencia social sobre lo que significa la crisis de los alimentos y las implicaciones que tiene. Un 11% de los ciudadanos se muestra partidario de difundir y clarificar esta situación.

Otras medidas menos definidas y más difíciles de concretar en la práctica como la de canalizar las remesas familiares para impulsar la producción y frenar el consumo, encuentran un respaldo social muy limitado. Sólo un 3.2% la apoyan.

Una pequeña parte de los encuestados, el 2.8%, o bien no considera la problemática del alto costo de los alimentos como tal, o no ve vías de solución internas y se somete a la coyuntura internacional, porque opta por seguir importando los productos a precio de mercado.

Igualdad en los distintos estratos

El apoyo a las distintas medidas propuestas por Borge y Asociados, a efecto de pulsar el estado de la opinión pública salvadoreña, se reparte de una manera bastante uniforme entre los diferentes grupos de edad, sexo, formación o poder adquisitivo.

Sin embargo, se pueden percibir algunos matices en iniciativas como, por ejemplo, el subsidio de los alimentos básicos que recaban un porcentaje de aceptación mayor entre los más pobres.

La apuesta por incrementar la producción alimentaria nacional, es vista con buenos ojos de manera mayoritaria por aquellos ciudadanos con mayor formación y también recibe los apoyos más altos entre la gente que ha superado los 50 años. Este segmento es, a su vez, el que menos aprueba los subsidios directos a los productos básicos.

  Ficha técnica de la encuesta. El trabajo de campo se hizo del 16 al 23 de junio de 2008 • Encuestados: 1,000 adultos • Lugar: Ámbito urbano y rural del país • Edades: Desde los 18 años • Estudios: De primaria a universitaria • Ingresos: Desde menos de $200 • Margen de error: +-3.2% • Credibilidad: 95%